Otros Enfoques

Diferencias entre nube pública y privada

Aunque las ofertas de la nube pública a veces brindan a los clientes nubes separadas para la computación y el almacenamiento, e incluso nubes diferentes para distintos tipos de almacenamiento, este enfoque no equivale a un flujo de trabajo verdaderamente integral.

Por Alex Grossman*

Debido a que las programadoras y productoras de contenido de post producción incorporan a su trabajo resoluciones cada vez más altas (como la 4K); gestionan un tipo de producción colaborativa cada vez más distribuida, y transmiten contenido a un rango cada vez más amplio de medios, sus flujos de trabajo se han vuelto más complejos que nunca. A pesar de que el proceso de creación de contenidos requiere un número cada vez mayor de pasos,  los plazos siguen siendo los mismos, e incluso se han vuelto más apretados. Para cumplir con dichos plazos y seguir siendo competitivos, las compañías deben mejorar su eficiencia y disminuir costos. Y este proceso empieza al garantizar que el contenido esté siempre listo y disponible para su producción.

- Publicidad -

Con tantas nuevas posibilidades de rentabilización y reutilización, los flujos de trabajo actuales se han vuelto un proceso de doble vía ─en contraposición a un flujo de trabajo lineal─, un flujo circular que tiene en su centro la difusión del contenido. Las compañías deben encontrar la manera de hacer frente a esta nueva realidad. 

Para hacer aún más complejo el proceso, muchas compañías cuentan actualmente con varios centros de producción independientes —debido a que han crecido o a nuevas adquisiciones — que no son fáciles de conectar. A falta de una forma fácil de compartir contenidos, los envían de un lugar a otro y tienen distintas copias, con lo cual sacrifican el control sobre las versiones, así como la eficiencia del proceso. La alternativa es reducir su equipo de trabajo e incluir talento local que pueda interactuar con almacenamiento compartido, y este no es un método ideal en un mercado competitivo.

La nube ofrece una solución mucho mejor. Las soluciones en la nube permiten a los equipos e instalaciones distribuidas un acceso remoto fácil y seguro a contenidos y otros activos digitales. Gracias a  la nube, los productores y propietarios de contenidos pueden mantener los activos en un repositorio común para ayudar a los grupos de trabajo a funcionar de manera colaborativa, y difundir el contenido a múltiples canales. Cuando se implementa correctamente, la nube puede brindar a los programadores  y compañías de post producción flujos de trabajo más ágiles y simplificados que pueden reducir el tiempo, los recursos y los esfuerzos necesarios para cumplir con sus plazos.

Contemplar nube para flujos de medios
La nube no fue concebida para brindar soporte a los flujos de trabajo de medios.  Aunque varios proveedores han diseñado de soluciones de flujo de trabajo en la nube, la mayoría de ellos se ocupa sólo de los dos componentes fundamentales de la nube: el almacenamiento y la potencia de computación.

Cuando la mayoría de la gente piensa en la nube, está pensando en almacenamiento: Google Drive, iCloud, o copia de seguridad en la nube, y almacenamiento compartido de uso personal. Obtener copias de seguridad de datos fijos y compartir fotos son usos ideales de la "nube pública", la cual ofrece un almacenamiento cómodo y barato, pero carece de los acuerdos de nivel de servicio (SLA, por sus siglas en inglés) y de la garantía de acceso que requieren las aplicaciones de flujo de trabajo de medios. El componente computacional suele estar asociado al software como servicio (SaaS, por sus siglas en inglés), pero en esta categoría también entran otros procesos adicionales más centrados en los medios tales como la transcodificación.

Aunque las ofertas de la nube pública a veces brindan a los clientes nubes separadas para la computación y el almacenamiento, e incluso nubes diferentes para distintos tipos de almacenamiento, tales como el almacenamiento intermedio y largo plazo, este enfoque no equivale a un flujo de trabajo verdaderamente integral.

Con más frecuencia de la deseada, las compañías que quieren beneficiarse de la nube se ven obligadas a interrumpir sus flujos de trabajo actuales. Terminan asignando recursos valiosos a encadenar los recursos de almacenamiento y computación, coordinar el desplazamiento de los contenidos de nube a nube, y establecer los controles necesarios para el aseguramiento de la calidad a lo largo de estas transferencias. Y luego, están los delicados asuntos de seguridad que es necesario tener en cuenta. 

El control sobre la seguridad suele terminar una vez que el contenido se ha trasladado a una infraestructura de nube gestionada por un tercero independiente. La mayoría de las nubes públicas almacenan datos de varias compañías en los mismos sistemas de hardware, e incluso en los mismos discos, lo cual aumenta las preocupaciones acerca de quién puede tener acceso a los contenidos. Adicionalmente, la confiabilidad y consistencia del acceso a los contenidos depende de qué tan buena sea la gestión que los terceros hacen de la nube. 

Las soluciones de nube privada pueden brindar seguridad y acceso confiable. Sin embargo, actualmente la mayoría de este tipo de ofertas están diseñadas para brindar acceso global a los medios en repositorios de almacenamiento simples. Ya sea que estén situados localmente o en centros de datos remotos, no brindan integración con toda la gama de aplicaciones que componen la mayoría de flujos de trabajo de medios. Afortunadamente, una nueva manera de diseñar flujos de trabajo en la nube ofrece a las programadoras y compañías de postproducción una solución más viable: ofrecen lo mejor de la nube, junto con los beneficios de aplicaciones y flujos de trabajo de medios de confianza y reconocidos.


Adaptar nube privada a medios
En lugar de simplemente trasladar los recursos de almacenamiento y computación a la nube, las soluciones en la nube orientadas a los medios están tomando los flujos de trabajo existentes completos, incluidas sus aplicaciones, y los están desplazando a la nube. Las soluciones en la nube que se construyen con un rico ecosistema integrado de socios tecnológicos se aseguran de que si los flujos de trabajo de medios son efectivos en un nivel local, también lo sean en la nube.

Este modelo de nube no sólo permite a las compañías mantener su forma de trabajar y las aplicaciones que utilizan, sino que además funciona independientemente de la ubicación, sin necesidad de pasarelas externas, traducciones, u otros procedimientos de control de calidad. En resumen, los activos y contenidos siguen siendo nativos, y los empleados están familiarizados con los procesos de los flujos de trabajo compartidos, y tienen a su alcance las mejores herramientas y aplicaciones que se utilizan actualmente, así como las herramientas y aplicaciones que se contemplan hacia el futuro.

Ejemplo de instalación
Un modelo típico de un flujo de trabajo de medios en una nube privada es una instalación de producción primaria y una o más instalaciones de producción secundaria, todas ellas con colaboración de almacenamiento de flujos de trabajo. Todas estas instalaciones están conectadas entre sí a través de Internet (mediante transferencia acelerada WAN o un mecanismo similar), e igualmente a un flujo de datos alojado en un centro de datos, que brinda mucho más que sólo almacenamiento o recursos computacionales.

A través de este modelo, los usuarios pueden recopilar contenido localmente en cualquier instalación y enviar ese contenido al centro de datos en la nube, donde está disponible para todas las demás instalaciones. Una vez que el contenido está en las nubes, no tendrá que ser desplazado de nuevo. El centro de datos brinda soporte a la automatización de la producción en la nube, permitiendo a los usuarios remotos la posibilidad de transcodificar, editar y difundir contenido. Todas las funciones que requiere el producto se encuentran allí, en la nube, y el centro de datos ofrece acceso a una mayor conectividad a un costo mucho más asequible del que se lograría con una instalación por separado. 

Debido a que esta nube es privada, cada empresa puede tener control sobre el acceso al contenido, y al mismo tiempo contrata con un tercero el alojamiento y mantenimiento. Además, las compañías pueden pagar para evitar los gastos que implican implementar un sistema de almacenamiento primario de gran envergadura, de almacenamiento intermedio secundario y de almacenamiento de archivos en todas las ubicaciones. Si optan por una solución que está integrada con las principales tecnologías y aplicaciones de producción, sus usuarios pueden seguir trabajando con las herramientas que conocen y de la manera que les resulte más cómoda.

Diseño de un flujo de trabajo basado en la nube
Una solución en la nube que está integrada con aplicaciones de producción destacadas hace posible que las compañías migren sin problemas sus flujos de trabajo existentes a la nube. Populares paquetes de software permiten a los usuarios de diferentes instalaciones visualizar, editar y dar los toques finales a los contenidos a través de Internet y hacerlo sin hacer copias proxy. Por ejemplo, un motor de renderización puede enviar contenido a medida que vaya siendo adquirido, permitiendo una experiencia de usuario fluida, y los motores de transcodificación y transferencia pueden garantizar que el contenido sea transferido a la velocidad necesaria para los flujos de trabajo de producción en tiempo real.

A la base de este completo sistema de automatización de la producción se encuentra un motor que gestiona el inventario completo de los bienes y contenidos. Un verdadero sistema de automatización de flujos de trabajo va mucho más allá de las funciones de un sistema de gestión de activos de medios (MAM, por sus siglas en inglés), automatizando el flujo de trabajo de extremo a extremo, lo cual permite mantener el contenido y los activos en sincronía, sin importar dónde estén almacenados. Por lo tanto, tan pronto como el contenido es procesado en la nube, se hace visible y disponible para los usuarios de todas las instalaciones conectadas, las cuales se convierten en un único entorno de producción colaborativo.

Resumen
La creación y difusión de contenidos ha evolucionado hasta convertirse en un proceso complejo debido a numerosas razones, que van desde los avances técnicos hasta las nuevas tendencias de consumo de medios. Lo que no ha cambiado es la necesidad de ofrecer contenidos de alta calidad en los plazos acordados y al mismo tiempo mantener los costos lo más bajos posibles. Los flujos de trabajo de medios basados en la nube ofrecen a las programadoras y compañías de postproducción una manera de lograr todos estos objetivos. Gracias a soluciones avanzadas que hacen posibles flujos de trabajo de medios verdaderamente integrales, las compañías pueden aprovechar las mejores herramientas y los mejores profesionales para satisfacer las necesidades de sus clientes en términos de creación y difusión de contenido, así como sus propias necesidades operativas y financieras.

*Alex Grossman, vicepresidente de medios y entretenimiento de Quantum

Cotizar productos y servicios técnicos para América Latina

Ultimos Posts

Ultimos Comentarios

  • Excelente artículo con una clara y precisa descripción de la realidad de los templos como solo un ...

    Leer más...

     
  • Hola Jaime, en el siguiente link puede acceder a la grabación de este webinar. attendee.gotowebinar.com/.../.

    Leer más...

     
  • Me interesa la información, pero hasta hoy recibo la notificación y me queda imposible asistir por ...

    Leer más...

     
  • QUISIERA SABER SI SE PUEDE FORMAR PARTE DE ESE JUICIO A ESTA ALTURA TODAVIA NO PAGUE LA ULTIMA CUOTA ...

    Leer más...

     
  • Buenas tardes Germán. Le remitimos su mensaje a algunos de nuestros contactos en la industria para ...

    Leer más...